Google+ Belleza femenil: Omega 3: Beneficios para la mujer

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Omega 3: Beneficios para la mujer


¿Sabías que son un buen aliado para proteger nuestro corazón?

Los Omega 3 no pueden faltar en nuestra dieta, especialmente a partir de una etapa como la menopausia, ya que además ayudar a nuestro corazón a mantenerse activo y en buena forma, también pueden ser un buen aliado de una dieta sana que nos proteja de otros problemas de salud como la artrosis o la osteoporosis.
¿Dónde podemos encontrar los ácidos grasos Omega 3? ¿Qué beneficios reportan a nuestro organismo? Te damos algunas claves y motivos para que no falten en una dieta sana, variada y equilibrada.

Los omega 3 forman parte de la familia de los ácidos grasos esenciales, en concreto, de los poliinsaturados. Estos ácidos grasos deben formar parte de nuestra dieta a través de los alimentos o con suplementos alimenticios. El pescado azul es una de las principales fuentes de las que obtener los omega 3, junto a los aceites de origen vegetal. En concreto, mientras que los aceites vegetales son ricos en ácido alfalinolénico, el pescado azul contiene EPA (ácido eicosapentaenoico) y el denominado DHA (ácido docosahexaenoico), también denominados omega 3 de cadena larga.

Los ácidos grasos omega 3 son beneficiosos para nuestra salud y, en concreto, se le atribuyen propiedades protectoras de nuestro sistema cardiovascular y sistema nervioso.

Los omega 3 cumplen un papel mucho más importante y extenso del que pensamos. Así, intervienen en los procesos de reducción de inflamaciones sistémicas (factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas), en la regulación del metabolismo de los lípidos (actúa sobre los triglicéridos y el colesterol malo, LDL), en la hidratación de la piel y hasta en la frecuencia cardiaca (impulso nervioso en el corazón).
  

Pero, ¿Qué beneficios específicos reportan a la mujer? Ayudan a reducir y a prevenir los problemas cardiovasculares, especialmente a partir de la etapa de la menopausia.
 Una etapa a partir de la cual se produce la disminución de progesterona estrógenos, provocando una mayor vulnerabilidad a padecer determinados problemas de salud, entre ellos patologías cardiovasculares. Y no es el único problema de salud que podemos prevenir con una dieta sana, equilibrada y en la que se incluyen las cantidades adecuadas de ácidos grasos, como la artrosis o la osteoporosis, patologías a las que la mujer también es más vulnerable, por la pérdida de masa ósea, a partir de una determinada edad.



Cuidar nuestra alimentación y promover hábitos saludables es una de las premisas básicas para proteger nuestra salud y mantenerla alejada de los problemas. Una dieta que para ser sana y equilibrada debe incluir alimentos de todos los grupos. Una dieta que debe incluir los nutrientes básicos, desde vitaminas, minerales, proteínas e hidratos de carbono a los ácidos grasos esenciales.